domingo, 25 de enero de 2009

El negro poder de EU


Por fin regresé del primer viaje laboral del año y bueno, pues qué les puedo decir, aunque viajé a un destino ya conocido en esta ocasión parecía que entraba a una nación nueva.


Justo un día antes de mi llegada, Mr. Barack Obama llegó al poder. 


¿Qué se sentirá ser el hombre más poderoso del mundo y que casi seis mil millones de personas se cuelguen de tu espalda? Queramos o no, este señor es la esperanza no sólo de su país, sino del mundo entero. Él tiene la responsabilidad de resolver muchos problemas que sus antecesores (principalmente Bush hijo) y demostrar que, pese a todas las malas decisiones, Estados Unidos sigue siendo punta de lanza para el planeta.


Me sorprendió realmente ver que hasta el trato en migración es diferente. Digo, es la primera vez que me dicen "welcome" y hasta bonito sentí. Se respira un aire de esperanza en la gente. Creo que comparable a cuando inicias una relación con una nueva persona: todos andan con maripositas en la panza y sonrientes hasta con el homeless de la esquina.


Por todos lados ves gente vitoreando a Obama, pósters con su imagen y hasta proyecciones en las paredes de los centros comerciales. En la televisión continuamente dicen cosas de él. Y es cuando me pregunto, ¿en verdad estará consciente este nuevo presidente de la responsabilidad o al terminar el periodo resultará que pasó sin pena ni gloria?


¿Estaremos en su lista de pendientes? ¿Hará algo por los migrantes? Digo, que realmente no es su problema porque el asunto del desempleo y falta de oportunidades le concierne al gobierno de cada país latinoamericano, pero ahorita ellos también están colgados de la espalda Obamesca. 


No miento, yo pensé que sería un tanto como Fox y todo el rollo mediático que lo acompañó durante su campaña y algunos años de su sexenio: todos al primer mundo y llegamos rayando al tercero. El asunto que marca la diferencia es que este nuevo presidente sí cuenta con el apoyo de la gente. Queramos o no, los estadounidenses entienden que la solución es que todos pongan su granito de arena para avanzar afuera del bache en el que están. ¿Por qué no lo entendemos en México y nos pisamos unos a otros? No lo sé...


Esperemos que a Obama no se canse de cargar a tantos.


Que no sea el fin del mundo como predijo Nostradamus (¿recuerdan al Papa Negro?).


Y que baje el dólar. ¿15 pesos? OMG


1 comentario:

Ricardo dijo...

Es bueno saber que te recibieron amablemente en EU. La neta cuando fui el año pasado no podía creer el trato que nos dieron. Parece ser que el mundo si puede cambiar para bien. Muy buen post Ale.